Recuerde, prevenir es mejor que lamentar