Por primera vez nos movimos de Chimofle a la capital a realizar un capítulo en el edificio maldito de Santiago, sin imaginar que esa maldición nos iba a golpear duro.