Feliz Navidad te desea tu sitio amigo Loserpower

Loserpowerton

Tu comentario es nuestro ego, tu like es nuestro sueldo; pero tu dinero es lo que mantiene vivo el Pentium que contiene este sitio. Dona hoy a Loserpower Enterprises International Group SpA. Muchas gracias.
(También tenemos cuenta RUT, pero esa la damos por correo no más)
Conductor de bus vestido de santa claus / viejo pascuero

[Chuchupíldoras] Transantiago nos dio el mejor regalo de navidad

Diciembre es un mes culiao, hay que decirlo con todas sus letras. El estrés consumista (dejado de lado a ratos este año por el estallido social), esa presión de terminar las hueás antes de que caiga el clásico «veámoslo el otro año» y el intento de llevar algo más a la mesa durante las fiestas, complementado con una cajita de mercadería que viene con el tarro de duraznos, el pan de pascua o el colemono, hacen que ese intento de venderte paz y prosperidad se pierda totalmente.

Pero a veces ocurren cosas que te hacen creer que navidad es una época mágica, donde algunos sueños que parecen imposibles se hacen realidad. Y sin que nadie lo pidiera, le hicieron el mejor regalo que este sitio que publica tarde, mal y nunca y que se porta más como el hoyo que Piñera pudiera pedir.



Mini Historias Pulentas de Nadie en Navidad: «La Toalla» y «La esposa cagá»

bart prot

 

La Toalla culiá

Por Gato de la Suerte

Mi historia no es tan espectacular, no tiene sangre, asesinatos, ni enanos (bueno, yo soy prácticamente uno) pero es real. Ocurrió hace un par de años, en un pueblo de la VI región, que no nombraré porque me da vergüenza decir que vivo aquí para ocultar mi identidad. Recuerdo que los días previos a la navidad de ese año (no recuerdo bien el año, entre 2007 y 2009), pasando solo o con amigos, siempre me burlaba de una toalla que ponían en la vitrina de una tienda. Era una toalla roja de Los Simpson, con un Bart sosteniendo un skate con sus manos, diciendo una frase en inglés. Si bien me gustan Los Simpson, la toalla reculiá era horrible, una ofensa a Los Simpson, a Bart, a Matt Groening y a la gente con un mínimo de gusto estético. Siempre que pasábamos por fuera de la tienda culiá (creo que vendían generos) era obligatorio un comentario burlesco de mi parte, onda «la weá fea», «el gemelo parásito de Bart Simpson» o  «con la pichula dibujo un Bart mejor».