Especial LoserPower

Loserpowerton

Tu comentario es nuestro ego, tu like es nuestro sueldo; pero tu dinero es lo que mantiene vivo el Pentium que contiene este sitio. Dona hoy a Loserpower Enterprises International Group SpA. Muchas gracias.
(También tenemos cuenta RUT, pero esa la damos por correo no más)

¡Cumpleaños Feliz! Celebramos nuestros 8 inviernos con las peores mierdas del último año de LoserPower.org

11881020_1038640412812687_1550219269_n

Agosto es el mes del niño, los gatos en celo y el mes de aniversario de la página más puteada de internet en Bolivia. Ocho años han pasado ya desde el 2007, razón suficiente para retocar nuestro diseño y celebrar embetunados en la basura más maloliente que ha sido eructada este nuevo año de vida. Entretener es una tarea difícil, más teniendo tan poco talento a mano y a gente tan reculiada exigente como ustedes para deleitar. Un especial de aniversario con nuestras entradas menos queridas o sea todas en el periodo 2014-2015 después del empalme de aquí abajito

Advertencia: Los posts de a continuación son unos pésimos y tristes intentos fallidos de provocar deleite a sebosos que llegan acá, les recomendamos no cliquear las imágenes porque los va a dirigir directo a la mierda de post, un recuerdo que ni cagando querrás revivir.



LoserPower: Tu Historia es mi Historia

¿Sabe Guruguru? me voy a dar un lujo. Loserpower.org está de cumpleaños así que les voy a miar un post especial sólo para los guatones culiaos que nos quieran un poquito siquiera.

portada history

Hartos años han pasado ya desde que Criscar y su grupo de monos amaestrados decidieron darle el puntapié inicial a este despreciable sitio de internet con un humilde post lleno de esperanzas y sueños. Mucha agua ha corrido bajo el puente en todo este tiempo, Loserpower ha evolucionado e involucionado al ritmo de internet más de una forma. Muchas explicaciones, datos curiosos, polémicas y travesuras (jijiji) en este autofellatio recuento histórico dedicado sólo a los lectores más acérrimos que han envejecido junto a nosotros frente a esta pantalla que nos marchita las córneas todos los días (o si hay algún novillo perdedor que quiera saber dónde está metido bienvenido sea). Partimos.