Dulces Fruna

Loserpowerton

Tu comentario es nuestro ego, tu like es nuestro sueldo; pero tu dinero es lo que mantiene vivo el Pentium que contiene este sitio. Dona hoy a Loserpower Enterprises International Group SpA. Muchas gracias.
(También tenemos cuenta RUT, pero esa la damos por correo no más)

Loserpower trepa por Chile: El día que conocí Fruna

fruna1

Una queja que cambiaría mi vida.

La tarde del domingo 31 de agosto me compré unas Donuts de Costa, las cuales me parecieron demasiado iguales a las Nonitas de Fruna, que no son malas, de hecho, son ricas; pero si voy a pagar el triple de lo que cuestan estas últimas, espero un poquito más de esfuerzo por parte de Costa, nosierto?

Bueno, este sentimiento de insatisfacción lo compartí por twitter, porque para eso existe twitter (Quejarse, saludar famosos, comentar la tele, etc), sin jamás imaginarme que sería contestado por un desconocido que me respondió: “Sí, nos copiaron las Nonitas”. Yo, sorprendido e intrigado por ese “nos”, le pregunté si acaso trabajaba en Fruna, a lo que este anónimo personaje solo contestó con un escueto: “si”. Me alegré de encontrar en esa sucia red social llena de periodistas y diseñadores desempleados y/o secadores de vuelta, a un trabajador de una de las mejores empresas de Chile, pero una usuaria que no revelaré su nombre (pero cuyo apellido compartimos) me alumbró definitivamente, dejando en evidencia, además, mi ignorancia: “¿Trabajar? los Santiesteban son los DUEÑOS de Fruna”, me dijo.

Hace mucho tiempo que no escribo para este antro de perdición y mal gusto, pero como siempre le tendré cariño y como nadie más recibe las hueás que escribo, no me queda otra alternativa que Loserpower para compartir lo que fue esta hermosa aventura.



LP Recomienda: Noventa, la tienda mágica que te devuelve la infancia

port 90

Ustedes saben que a nosotros nos gusta harto la sangre, los desgraciados, los poseros y la malignidad taquillera que inunda nuestro portal a diario. Pero de repente hace bien para el espíritu reconocer merecidamente a esas pequeñas joyitas que hacen de internet un lugar mejor para navegar. Eso es tienda Noventa, un emprendimiento de dos chiquillos de nuestra generación que decidieron crear un almacén de los recuerdos con las cosas que habían guardado de cuando eran chicos por allá por los ahora lejanos años 90. La idea prendió bien, recolectaron más cosas y se pusieron con una bonita página que ofrece verdaderos tesoros que se encontraban perdidos en nuestra memoria. Un paseo por este atentado nostálgico a nuestros carnés haciendo clic a continuación.