La perversa obra de Suehiro Maruo

Sexo, muerte, dolor, perversión, fetos, enanos, vampiros, violaciones, incesto, más sexo, polillas, desmembramientos, intestinos, sangre, bilis, horror, vaginas, penes, anos, pezones, vello púbico, otro poco más de sexo, demencia, delirio, morbo, sado, bombas, mitología, lagartos, mutantes, canibalismo y lo peor del ser humano son los temas recurrentes que Suehiro Maruo, desconocido artista, pintor, ilustrador y dibujante de cómics japonés, nos presenta en sus insanas historias cargadas de imágenes repulsivas e historias que rayan en la perversión más enferma. Si Guinea Pig es los más grotesco del cine japonés, los cómics de Maruo lo son en el noveno arters. Que diosito se apiade de nuestras pobres almas.

Advertencia: el siguiente texto culiao contiene imágenes grotescas, asquerosas y el lenguaje típico de loserpower.com.

La culpa es nuestra

Suehiro Maruo, antes de dedicarse al dibujo y a traumar los cerebros con sus desesperantes narraciones, fue mechero, monrrero, lanza, reducidor, vago, proxeneta y por si fuera poco estuvo precioso (en cana pa los más lajis). Un aplauso. Por esa hueá se gana mi respeto. Sólo un hombre con un pasado semejante podría terminar siendo el dibujante de cómics más retorcido de oriente, el hecho de haber sobrevivido a su etapa más oscura y gracias a eso ser lo que es, merece ser valorado. Aunque también, debido a sus historias cargadas de sucios y extraños símbolos grotescos, sus creaciones tardaron casi diez años en publicarse en una editorial decente y cristiana. Sus primeros trabajos fueron editados a través de fanzines de mierda (aunque no menos jugados) y editoriales anarquistas e independientes, las que le permitían explorar, explotar y adentrarse en temas prohibidos en la sociedad japonesa -y lógicamente en el arte- como el aborto y el sexo adolescente. Sí, pendejos tirando, pendejos siendo violados, pendejos abortando. La mayoría de sus cómics contienen explícitas escenas de sexo infantil donde sin ninguna vergüenza utiliza quinceañeros “en función de la historia” para mostrar la decadencia de la humanidad y terminar abortando desformes fetos de polillas. Aborto y estupro, una mezcla letal y transgresora que espanta a cualquiera. Y no es para menos. Sus cómics son el equivalente a obras cinematográficas como Guinea Pig y a Las caras de la Muerte pero porno. Siempre al límite de la censura y la cadena perpetua.

El mismo Maruo define sus trabajos como la visión artística de un mal sueño y enfatiza en que no se debe perder el tiempo buscando rebuscados mensajes o sacando conclusiones filosóficas profundas, porque no hay nada de eso. Entre más se analiza su obra, menos se le entiende. Las pesadillas tienen que durar una noche, nomás.

A pesar de lo transgresor que podría llegar a ser su obra, Maruo no fue el primero en escarbar en lo peor de la humanidad para llevarlo al arte (si es que lo consideramos arte, todo depende de si habíamos almorzado antes de leerlo). En la segunda mitad del siglo diecinueve, una serie de diarios del corte y kezaen sensacionalista publicaban en sus precarias hojas groseros contenidos que por motivos que no comprendo eran dedicados a la familia. La hueá se denominaba nishiki-e, que no sé que significa porque con suerte escribo en español cristiano. Con el paso del tiempo algunos de los dibujantes más sucios de estas publicaciones decidieron publicar un álbum aún más grotesco y enfermo (Eimei Nijuhasshuku, en terrestre 28 poemas plebeyos sobre figuras gloriosas), pasándose de los limites morales que el japón de ahora carece (gracias a diosito). Esta nueva corriente artística nacida del nishiki-e adquirió un nombre propio y fue denominado muzan-e. Esta parte fue como la nota wikipedia del día. Niundestello.

Descuartizando su horrible Obra

La edición de sus trabajos en Chile llegó a través de la editorial francesa Glenat en tomos de lujo a precios accesibles. Muchos hueones cagaos se quejan que tomos de 200 páginas en formato libro superen las 10 lucas. Qué chucha quieren, agradezcan. A caso alguien a pagado por watchmen o sadman o cualquier cómics de juan jiménez menos de 15 o 20 lucas? El otro día pensaba comprar 100 balas pero están como a 18 lucas y traen menos de 150 páginas. Que estafa, pensé, así que me lo robé. Como sea, si bien tampoco los precios de las obras de Maruo son populares si son alcanzables para el hueón promedio. Y hay que aprovechar porque, de seguro, en un par de meses cuando se apruebe en el congreso nacional la Ley anti grooming (de la estamos de acuerdo en lo que concierne al lolicón, no así con el hentai), probablemente TODOS los trabajos de Suehiro Maruo serán sacados del mercado. Por cerdos e inmorales. O tal vez no y sigan eternamente en las estanterías de las tiendas especializadas esperando que algún depravado -como nosotros- se haga con uno de ellos y pase una agradable tarde en el baño leyendo con una sola mano.

El género del cuento y la historia corta es lo que más a explotado Maruo. A lo más, sus comics, abarcan dos libros (la sonrisa del vampiro) como mucho. El resto son siempre infames recopilaciones, mixtapes de sodomía mutante que me llenan de horror. de hecho, este pequeño delincuente editor de poca monta aún no lee todos los comics. Igual da miedo la hueá, además que si tengo toda la colección me llevan preso, si en verdad son harto rancios e ilictos. La mayor parte de sus influencias provienen del caótico estado en que quedó la sociedad japonesa tras la detonación de las dos bombas atómicas durante el fin de la segunda guerra mundial. Muchos autores de su época tomaron esas influencias convirtiéndolo en algo más poético. Claro que Maruo es de otro corte. Es más zarpao. Y de poesía nada, pura grosería.

Desglosemos sus mejores obras, mejor dicho: las que he leído y tratado de entender. Pero antes un divertido interludio cultural (esta hueá va para largo)

Ahora sí.

El monstruo de color de rosa (recopilación de historias cortas)

Es, de todas sus recopilaciones, LA PEOR. Y no me refiero a que sea mala, fome, rasca, ordinaria, incompleta o poco acertada. Al contrario. Está llena de sexo, muerte, mutantes, desformes, vampirismo, abortos y enanos. Por eso la dualidad. Tiene todos los elementos que debería tener un buen cómics. mejor dicho: los peores elementos que harían de cualquier cómics el mejor cómics. No es que esté obsesionado con este tipo elementos, pero nadie puede prescindir de ellos. Son vitales y para Maruo son su gran sello característico y en El Monstruo de color de rosa es donde mejor provecho les saca. Básicamente porque son historias cortas y no hay necesidad de explicar tanto y si lo hace no se entiende. Hay al menos 5 historias que son las hueás más enfermas del planeta (y eso que veo yingo), relatos donde todo gira en torno al sexo, el aborto y la muerte. Es la forma en que Maruo debe ver la vida. Se hace, se nace y se muere, pero de la peor manera. No se olviden del mal sueño que explicaba antes. Dije 5? acabo de hojear el tomo en el baño y 5 es poco. Yo diría que todas. Ya ctm, me inspiré, así que vamos por parte.

El regreso del Dr. Caligari

Influenciado indudablemente por la película de la década del 20 El gabinete del Dr. Caligari, es un extraño relato -como todos- sobre vampirismo. Aunque es más bien sobre alucinaciones, hipnotismo, enfermedades terminales y medicina antigua poco acertada. En verdad no sé. pero sale un vampiro y una pendeja que es violada y succionada por los colmillos de un ambiguo adolescente. Todo bajo la influencia de algún extraño medicamento, de esos que se hacen adictos los actores gringos como Bela Lugossi, onda morfina o vicodin. kezaen. Tienen que leerlo y explicármelo.

La princesa caballero

Llamado igual que el clásico de la animación de Osamu Tezuka (originalmente Ribon no Kishi), La princesa canballero, es el delito hecho dibujo. Me es difícil comentarla básicamente porque hasta podría caer precioso. Lo único que les puedo decir es: una niñita que come ranas se traga a un pendejo de 10 años después de haberle chupado el pico. o_O. Que ternura y en sólo 4 páginas.

Las costumbres del criado

Es uno de los más hardcore del tomo. Lleno de pecado, homosexualidad reprimida, sadomasoquismo y parricidio. Es uno de los relatos más completos y donde mejor se desarrollan los personajes. Al final matan al hermano del hijo del criado para irse a nevada y apostar todo en un casino de las vegas. No, ni cerca. Pero es igual de fulminante.

La niña de las camelias. Es como el borrador de Midori la niña de las camelias. No escribo nada más porque tiene su propio libro. Más abajo en extensión.

La historia de nuestros globos oculares

Enferma narración sobre la incestuosa relación entre dos hermanos adolescentes perversos, dementes y más encima voyeristas, que se chupan los ojos, tienen sexo frenta a vagabundos y encima extirpan miembros viriles. No apto para sensibles.

En general siempre he leído basura enferma, de hecho Yo soy tu retrete -la sexta historia del libro- lo es, pero extrañamente tiene (aunque sea poco creíble) mucho de poesía (sí, contradiciéndome con lo que escribí más arriba). Recuerdan que hace tiempo, en un review largo y latero -como este- acerca de Guinea pig hablamos de la belleza en la destrucción, de sublimar lo horrendo y convertirlo en perfección? pues bien, Yo soy tu retrete es el mejor ejemplo de aquello. Maruo logra que la sensación de asco al ver a un culiao cagándose sobre su sirvienta se convierta en una pieza -extravagante y sensible- de la más pura delicadeza  visual. Sublime coprofagia.

Con todo, el relato nos lleva a una situación que me sorprende aún más. Yo soy tu retrete no sólo gira entorno a mierda, también al pichi y a profundos sentimientos de nostalgia y compromiso. El protagonista busca la eternidad dentro de su flagelada sirvienta, convirtiendo su cuerpo en la tumba de su más sagrado tesoro y en el futuro la de él.

Le siguen varios relatos más (El Joven Z, Belleza natural, Kawayanosuke el virgen y Sangre y rosas) donde Maruo hace gala de su delirio, aunque no alcanzan el valor que sus antecesores, salvo Kawayanosuke el virgen que está ambientado en las alcantarillas y sigue más o menos los mismos códigos pero al chancho: Abortos, baños de pozo como en el campo, prostitutas, fetos, hijos bastardos, violaciones, coprofagia e incesto. Arriesgando una demanda segura (no sólo por copyright sino que por pornos) me atrevo a escanear una página entera.

El juego más doloroso

Ni siquiera me molestaré en pensar un poco e intentar hacer un análisis mula. La hueá es así: Dos pendejos juegan a ser nazis. Supongo que porque la guerra dejó tarados a los japoneses. Uno es como el jefe y anda con esos gorros como de maricón en moto y de cuero. Traen a una pendeja, como de 13 años, la empelotan y la empiezan a torturar. Que lindo. Primero le ponen perros de ropa en su flor, pezones y cara, después con una lupa le queman el asterisco. Que ternura, como tanta imaginación, como no se me ocurrió a mí. Después le meten un petardo por el mismo culo y explota. Sublime.

Se pudre la noche

Después de leerlo me sentí pésimo. Es que es una historia de amor, pero al estilo Maruo. Qué quiero decir con esto? es que Suehiro Maruo tiene un concepto un tanto dislocado acerca del amor y para él las cosas ashí como maravillosas del cariño y esas manos, no están donde normalmente las ve un humano corriente. El amor es desforme y grotesco. Es como ver a lisiados “amándose” como en el canal del al lado donde hay dinosaurios gays. Mientras que Se pudre la noche* El chaval (malditas editoriales españolas) es aún más retorcida que la anterior. Un niño sin su pierna es usado como dildo por su madrastra caliente que siempre anda ready.

Lunatic lover’s (recopilación de historias cortas)

Como El monstruo de color de rosa, Lunatic Lover’s es también otra recopilación de historias cortas de Maruo. No tan sexual (véase NO TAN SECSUAL pero con sexo igual) y más cargada a la violencia gratuita (véase VIOLENCIA DEMASIADA GRATUITA). En este tomo, Suehiro Maruo juega y explora en su particular y degenerado estilo con la violencia y descontrol de la pos guerra, donde japón está sumido en miseria, sin tener siquiera un atisbo de esperanzas. Son relatos poco alentadores, llenos de delirio, de soledad y maldad.

El primer relato (Hôichi el desorejado) tiene la particularidad de estar basado en un antiguo cuento del escritor Lafcadio Hearn (nacionalizado Nipón, de origen confuso. Al menos para mí, en wiki dice que nació en unas islas culias raras que ya no existen), famoso por su perversa literatura, que tal como Maruo exploraba los miedos y la soledad. Hôichi es un joven sordo que intenta tocar guitarra y llevar una vida normal a pesar de su discapacidad. Vive sólo con su madre y sufre recurrentes pesadillas y a través de sus bizarras interpretaciones musicales puede comunicarse con los muertos. Entre ellos su difunto padre. la historia en verdad no tiene mucho sentido, pero hay abortos (el scan del principio pertenece a esta historia D:), masturbación, polillas (en este volumen los insectos invaden el 90% de las viñetas) y zombis. Al final aparece Jim Morrison y los Ramones.

Ciudad Sin resistencia es la historia más larga del libro (casi la mitad) y de todas maneras una de las más groseras que le he leído a Maruo. Ambientada inmediatamente después del término de la segunda guerra mundial y posterior rendición nipona. Japón está sumido en la hambruna, el descontrol y la miseria a manos de la ocupación americana. Los valores son escasos como la comida, la peste se respira como el odio y el resentimiento de un pueblo derrotado por la ambición de los poderosos. El honor se había hundido como todos los destructores japonenes en el pacífico. Pocos podían llevar vidas normales o por lo menos con algo  de respeto. Una madre con su hijo con el eje central de la historia. Viven sumidos en la pobreza más extrema y para “sobrevivir” venden basura en lugares en ruinas, bueno, japón en los 50 eran puras ruinas. En juego está su fidelidad hacia su marido perdido en acción cuando un enano, pornostar de sucias películas americanas, le ofrece todas las comodidades a cambio de dejarlo ready. Todo mezclado con canibalismo, asesinatos, descuartizamientos, insectos, anfibios, fetos deformes, abortos a la mala y suicidios.

El volumen está compuesto por otras historias igual de blasfemas. Especial atención merece Filosofía del desván, donde un embarao espía a su vecina embarazada. Tanto aborto me empezó a doler la guata, con eso les digo todo. Dr. Inugami es un comics inconcluso en este libro pero que luego fue editado (también por glenat) completo.

Midori La niña de las camelias

Su más famosa obra. No la más perversa pero si la única que ha sido -por suerte- adaptada al cine de animación. Midori es una pequeña e inocente niña que, tras la prematura muerte de su madre y el abandono de su padre, es recogida por un horrendo circo donde las principales atracciones son los más aberrantes mutantes. En él es constantemente vejada por los insanos seres: momias, enanos, travestis, tragasables y mujeres que le salen serpientes de la vayaina. Todo muy en la onda de Freaks, la perturbadora creación de Tod Browning, pero con violaciones. En este ambiente de vacío moral, Midori, intenta llevar una vida normal, siendo la única en el circo que conserva la pureza e inocencia. A su alrededor no sólo hay desformes con carencias físicas, sino que también morales y éticas, que constantemente provocan la terrible depresión en la que se ve sumida Midori. Personajes que han renunciado a una vida humana convirtiéndose en perversos monstruos arriba y bajo el escenario. Aún así sus sueños por volver a llevar una vida como la de cualquiera prevalecen y persisten a pesar de su situación. Y cuando un extraño enano con increíbles poderes de hipnotismo llega al circo como nueva atracción, Midori pareciera escapar de su calvario.

La Sonrisa del Vampiro

Dividida en dos volúmenes caros (cada uno 18 lucas pero las valen), la sonrisa es su obra más completa y extensa. También una de las más sucias. Nuevamente Maruo vuelve a adentrarse en los miedos y traumas de la sociedad japonesa. Uno como lector, a primera vista, podría pensar que cae recurrentemente en la monotonía con sus obras, pero si bien es un autor encasillado (por gusto) en un estilo de narración en particular, siempre logra variar y desarrollar nuevas visiones de un mismo mal sueño. Así, con todo, La sonrisa del vampiro (1 y 2) repite la fórmula, incluso, con mejores resultados que en historias anteriores. Ocurre básicamente por la extensión del mismo trabajo, que abarca un poco más de quinientas páginas (su obra más extensa hasta la fecha). Así demuestra que puede manejarse de igual o mejor manera en todos los formatos; como las historias cortas y minimalistas, a relatos extensos y sumamente detallados como es el caso de Midori y La Sonrisa del Vampiro.

La hueá es así: Bomba atómica, destrucción, muerte, desolación y pobreza. había gente que moría de hambre o por los efectos secundarios de la radiación producida por las bombas. Como en toda hueá logica hay embaraos con más ganas de vivir que otros. No había comida pero habían muchos muertos, carne fácil y gratis. eso es canibalismo, pero para Maruo es vampirismo. Rakuna Onna, es (de esta parte de la historia más bien Fue erai, sapo culiao) una sobreviviente como cualquier otra que no soporto la miseria y se alimentó de humanos. La comparan con onibaba que no se qué es pero la nombraban en las películas de miyazaki, supongo que es un demonio. El hecho es que tras ser sorprendida es linchada por una turda enardecida. Pero no murió. La tierra rechazó su cuerpo y volvió a la vida como un vampiro. Una vampira horrible.

40 años más tarde la sociedad no ha cambiado en lo absoluto, sigue perversa y enferma. La juventud carece de sueños y valores, incluso religiosos que son los con menos peso. La filosofía es casi matar o morir. Las niñitas venden su flor en los barrios céntricos, los pendejos culiaos salen a huasquiar a los vagabunos, los más dementes asesinan, violan y queman edificios. Entre enfermos, Rakuna la vampira (lo remarco porque sé que si es que alguno llegó hasta aquí leyendo, ya no entiende nada, ni yo) debe elegir a su próximo sucesor. Es cuando aparece Konosuke y es convertido tras un sucio ritual en un shupasangre. Aquí la historia se va a la chucha y se vuelvo tan inverosímil como delirante. Orgías adolescentes, conversiones al vampirismo, insectos, violaciones, sacrificios y baños en sangre de recién nacidos. Eso último es lo peor. Personalmente me sentí pésimo, pal pico, menos mal que estaba leyendo el comics en el baño, hemano, sino vomito la alfombra.

Otras obras de Suehiro Maruo que también están disponibles en las tiendas de comics -y editadas por glenat- son: Dr. Inugami y Gichi Gichi Kid. Esas legales y con boleta, aparte de las que comenté. Por internet de seguro están todas. Hay una que se llama DDT (como la movida de Tommy Dreamer de la ecw D:), que me imagino debe ser igual o más pecadora que las otras y está editada por Otakuland ediciones, en chile no está.

Gracias por leer pal culiao que llegó hasta aquí. Ahora una shina shupando un pulpo pedazo de hueá rara que se come en shina.



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(14 votos / 4,57/5)
Cargando…