El Instituto de Siensias Biológicas de la Universidad de San Chuchu recomienda: Dígale NO a la paternidad involuntaria.

¿Papá? ¿Mamá? ¡Ni cagando!
chuchu papa agobiado
Los escritores y lectores de esta hueá de sitio ya estamos en esa etapa adulta en la que tú mismo o tus amigos y/o conocidos de tu generación están echando raíces hace rato, haciendo gala en Facebook de sus mocosos poco agraciados. Es común ver publicaciones por RR.SS con esas fotos mostrando de cerca esas pieles húmedas, rojas y venosas de recién nacido, la obesidad naturalizada de infantes sobre alimentados, recuerdos de años anteriores escribiendo hueás tipo “crecen tan rápido”, criaturas gateando sobre una alfombra, en sesiones de fotos HD de pésimo gusto que terminan pareciendo comercial de Parmalat, pendejos yendo a sus primeros días de Kinder, en fin, un montón de hueás que son esperadas por parte de una mayoría silente, como una suerte de acuerdo tácito que adquieres sólo por existir en medio de una comunidad.

El tener hijos, un acto tan natural como envejecer, culiar, formar familia, cagar…pero…

¿Y si no te gusta esa mierda?

Tranquilo hermano, en Loserpower prestamos el hombro y ponemos ficha a toda esa camada de gente incomprendida que no quiere usar sus genitales para traer más críos a este mundo bastardo.

Primero que nada creo que es importante saber ¿Por qué chucha tenemos hijos?

La explicación como siempre está en la naturaleza. Es obvio, necesitamos reproducirnos para sobrevivir como especie. Y claro, como animales que somos esto se transforma en una fuerza lo suficientemente poderosa como para estar nítidamente programada en nuestra fibra primitiva más básica: El instinto de sobrevivir o trascender a la muerte.

ifhuu

Nadie quiere morir y desaparecer de la faz de la Tierra, bueno, en realidad nadie se quiere morir. Todos nos aferramos a esta hueá de vida como podemos por el tiempo que nos toca. Ese impulso interno ardiente o el terror de enfrentarse a la soledad lo alivia precisamente un hijo. Una criatura nueva naciente de tu código genético es lo más cercano que tienes a la trascendencia, al menos en términos biológicos.

He ahí el origen del instinto “materno o paterno” que no es más que la racionalización de ese instinto. Por eso a la mayoría de los seres humanos les dan “ganas de tener hijos”.

En términos simplistas es por esto mismo que las especies con mayor tasa de mortalidad neonata o infantil tienden a tener más crías. No hay para qué alejarse tanto para encontrar un ejemplo: si revisamos las generaciones anteriores de nuestra propia familia (abuelos, bisabuelos o ratatabuelos) solían tener un número de hijos mucho mayor al que tienen las familias ahora. Eso era cuando aún se podía morir de disentería, tifus y no-habían-vacunas-como-hoy.  En realidad es un aspecto mucho más multifactorial pero ya cacharon el punto.

Dejando esa paja de lado, y si nos concentramos sólo en las condiciones socioculturales del medio en el que nos desenvolvimos, nos encontramos que igualmente se alimenta y posiciona psicológicamente esta idea como correcta y sobre todo deseable.

Teniendo en cuenta todos estos hechos factos, y tomando en cuenta como el mundo se nos está presentando progresivamente, se nos viene la gran pregunta:

 

¿De verdad es tan necesario seguir trayendo críos al mundo?

La respuesta objetiva para los tiempos que corren inequívocamente es:

En palabras simples: La humanidad está jodida. Somos demasiado estúpidos y egoístas como especie como para organizarnos de manera que podamos garantizar una buena calidad de vida para todos los habitantes. Lo mejor que tenemos es nuestra realidad, en donde vamos en franca extinción y tenemos que constantemente estar peleando por sobrevivir ya no a un entorno natural, sino que a nosotros mismos. Peor en un país de mierda como Chile.

02pmundob
Como que nos anduvimos disparando

 

El fenómeno de la sobrepoblación se ha debatido en numerosos simposios porque la hueá es clara: Habemos muchos culiaos en este planeta y no sabemos repartir recursos siquiera para los que somos hoy. Esto sólo tiende a empeorar, dado las condiciones sanitarias cada vez más favorables, estamos viviendo cada vez más años haciendo de este pequeño planeta un hervidero de seres que nacen y permanecen muchichichísimo tiempo,necesitando miles de cosas y a la vez destruyendo los recursos que se necesitan para renovarlos.

Somos muchos y seremos aún más, eso no lo puede controlar ni Diosito ¿De verdad te dan ganas de contribuir con tu minúsculo granito de arena en este malévolo círculo vicioso de autodestrucción? No es que tu decisión como ser azaroso e insignificante que eres vaya a repercutir mayormente en el clima global, pero al menos ahí tenís una razón decente para no existir en este planeta.

guerrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrrr.jpg

Me imagino que has visto más de una columna de un futuro de Mad Max como esa. Bueno, ese futuro ya está aquí.

 Lo siento muchacho, pero temo comunicar que un defectuoso y mediocre material genético como el tuyo no va a mejorar Pangea al mezclarse con una criatura muy probablemente mierdosa como tú. Ninguno de los dos son especialmente necesarios para el bien común y proyección de la especie.  Pero en realidad pa qué estamos con hueás, es lógico que estas estadísticas pro-especie importen una mierda cuando la inmediatez de lo que te haga feliz en el tiempo que vivas en este planeta te hace tomar decisiones egoístas y aweonás.

Y en cuanto a eso mismo y dejando de lado la ciencia, ¿Qué es lo que hace pensar a una persona lúcida y potencialmente competente la posibilidad de no tener hijos?: Fácil, El Confort.

confort-1024x672_816x544

No ese,el otro.

Alergia a esa gran responsabilidad innecesaria

Tener hijos es una gran responsabilidad. ENORME. Es estar dispuesto a empeñar tu comodidad más básica en pro de un objetivo mayor. Es abandonarse a sí mismo y entregarse por completo a un parásito que consumirá tu energía vital durante años y que cuando tenga 15 no querrá ni verte.

Es por eso que siempre, pero siempre, debería ser una decisión voluntaria MUY ESTUDIADA, porque te va a ocupar energía que no tienes y te drenará lo suficiente como para sentirte muy exhausto física y emocionalmente. Sobre todo emocionalmente.

Para hacer frente a esto tenís que hacerlo con gusto por último, para poder hacer la hueá bien. Si no sientes que cumplir con esto te llena el alma ¿Para qué obligarte a hacer algo que te va a significar penurias no deseadas encima?

La preciosa Autonomía

paz-mental45

La sensación de un sábado en la mañana cuando te lavas los dientes y quedas desocupado.

Básicamente esa frase lo abarca todo. Esa sensación rica de tener la libertad de hacer lo que se te cante el hoyo sin tener un factor externo que te demande tiempo o que conlleve Tio Ben una enorme responsabilidad, que si bien para algunos es deseada, para otros significaría el fin de la libertad en su paso por la Tierra. Porque puta que es rico tener la libertad absoluta de ir a chelear con los amigos, desarrollarte libremente como profesional, quedarte acostado hasta tarde, viajar cuando se te pare el OGT donde quieras con quien quieras, juntarte con tus amigos a jugarte un PES comiendo pizza, y un largo y maravilloso etc.

La gracia es tener menos peso sobre tus hombros para (a tus ojos) hacer de esto un paseo más grato.

Platita pal bolsillo

1e0
Que riiiiiiiiiiico hueón, disponer de todos los ingresos que generas para preocuparte de sólo solventar las necesidades que a ti se te presenten en la vida. Su restaurant romántico (en nuestro caso amor romántico con la comida) de vez en cuando, su escapada un fin de semana, pagar el pie de ese departamentito, su Super Mario Odissey sin culpas, en fin, ocupar tu billetera en algo que no sea armar el costoso nido que necesita esa pequeña y adorable sanguijuela de recursos que elegiste traer al mundo. Porque puta que son caras las hueás, sin contar lo que sale en este país una educación decente.

Todos hablan de los pañales pero estos son apenas la punta del iceberg.

Al final lo pulentoso de esto es la válida opción de no perderte a ti mismo como centro y razón de tu existencia, no transformarte en indispensable para la supervivencia de otro, elegir no vivir con esa pesada mochila a cuestas. Esa es la idea considerada satánica y egoísta por la gente que extrapola su sed personal de mano de obra barata hijos casi como una necesidad en la vida de todos.

csacf7_xeaaw9nt

“Martes de pololeo” por medio pasa a ser “Martes de procreación”

Hueón, el paso por este mundo es tan corto, azaroso, sin sentido y accidental ¿Por qué no hacer del paso por él lo menos desgastante posible? No suena tan tirado de las mechas a fin de cuentas

Naces, eres niño, creces, estudias, te haces adulto, trabajas, te enamoras (o ni tanto), te casas, tienes hijos, mantienes a tus hijos hasta que se mantengan solos y te dejen botado, te jubilas y finalmente mueres. Ese parece ser el estándar de vida al que todo humano de esta parte del planeta aspira hasta inconscientemente y casi por fuerzas naturales de orden superior. Es lo que tenis que hacer en la vida para ser considerado sin cuestionamientos un miembro íntegro de la sociedad.

Y está bien, todo el mundo válidamente respeta y celebra cuando alguien anuncia que va a ser padre porque bueno, hay que celebrarlo si crees que eso va a contribuir a tu felicidad y entra en un plan de vida trazado por ti como solista o con un compañero, pero ¿Por qué hay tanta extrañeza o derechamente rechazo a la idea de la gente que no quiere someterse al yugo que puede significar ese estilo de vida parental?

Pero chuchu, míralo… es un milagro de la vida!

 

No imagino la cantidad de infelices que por presión social, irresponsabilidad o esas mariconadas de la vida se ven forzados a coartar el sentido de la misma, teniendo que hipotecar hasta su más básico bienestar emocional por cumplir con ese deber autoinferido de criar a otro ser que, por las pocas ganas/tiempo invertido en su crianza, termina siendo igual de infeliz que el progenitor.

La idea final que pretendo exponer con este escroto escrito es simplemente ese; hacer con tu vida lo que creas que vaya a hacerte menos miserable, sobretodo cuando se trate con temas tan trascendentales e influyentes como ese. Ya basta con esa mierda del escándalo o las caras de desaprobación en contra de una opción de vida hoy por hoy tan lógica y válida como no querer mezclar tus gametos y poblar el ya saturado planeta con tus gremlins. Si tener cabros chicos le da un mejor sentido a tu vida, te enriquece como ser humano, te ayuda a lidiar con tu miedo a la soledad o te da placer tomar eso como una bendición del cielo, pues que así sea, estás en libertad y derecho de hacerlo, pero no hueveen a los que no quieren echarse encima las consecuencias de esa gran decisión.

He dicho, edúquese lo más que pueda, respete para que lo respeten y que Dios nos ampare, amén.-


 

Como material complementario a este lindo tratado de amor y buenaventuranza, les recomiendo un documental que está en Netflix que se llama “The Last Man on the Moon” o “El último hombre en la Luna”.

El documental trata sobre la vida de Gene Cernan, un gringo culiao que murió el año pasado y que es… por si no cacharon, el último hombre que pisó la Luna. Cuentan todo el webeo que pasaron antes, durante y después de las misiones Apolo desde un punto de vista más humano. No hay mucha cháchara ingenieril o tecnológica, se centra más bien en qué pasaba con las familias y el mundo en Tierra una vez que los lolos partían al espacio.

Yo la vi volao, tres veces, y la tercera no la entendí y la única conclusión a la que pude llegar, es que el bueno de Gene nunca debió haberse clonado. Casado dos veces, dos señoras, dos camadas de críos y los mismos reclamos de una familia que no apoya la responsabilidad autoimpuesta de un hombre que siente que como ser humano privilegiado, debe pensar por todos.

 

 



A ESTA HUEÁ LE DOY:
1 JUMBITO2 JUMBITOS3 JUMBITOS4 JUMBITOS5 JUMBITOS
(54 votos / 4,67/5)
Cargando…